Cirugía Oral y Maxilofacial

¿Qué es Cirugía Oral y Maxilofacial?

La Cirugía Oral y Maxilofacial, según la Asociación Internacional de Cirujanos Orales y Maxilofaciales (IAOMS International Association of Oral & Maxillofacial Surgeons) es una especialidad quirúrgica de la odontología que incluye el diagnóstico, cirugía y tratamientos relacionados con un gran espectro de enfermedades, traumatismo, heridas y aspectos estéticos de la boca, dientes, cara, mandíbula y maxila.

Tratamientos de cirugía oral y maxilofacial

  • Remoción de piezas dentales, desde una extracción simple hasta cirugía de piezas retenidas, como cordales (muelas del juicio o terceros molares).
  • Injertos óseos para reconstrucción de zonas para colocación de implantes dentales.
  • Levantamiento del piso del seno maxilar.
  • Quistes y tumores en los huesos de la mandíbula o del maxilar.
  • Lesiones en la lengua, encías, mucosa de las mejillas o labios.
  • Infecciones en la zona dental o en los maxilares.
  • Quistes y tumores en la mucosa de la boca (cáncer).
  • Golpes y fractura de dientes y huesos maxilares.

Cirugía de Cordales

Las cordales, o terceros molares, también llamadas muelas del juicio, son las últimas en erupcionar, la edad varía a partir de los 15 años. En algunos casos no salen nunca o salen algunas, pero no las cuatro.

Cordales o Muelas de Juicio Retenidas

Las cordales pueden clasificarse en erupcionadas y no erupcionadas

Cordales erupcionadas: es cuando la muela ha salido a la superficie y se encuentra fuera de la encía y la raíz está en el hueso.

En este caso pueden darse complicaciones si no hay suficiente espacio y las muelas salen torcidas o en una posición muy posterior.

Cordales no erupcionadas: es cuando las muelas no salen a la superficie y no se observan en la boca. Se les dice cordales retenidas.

En una radiografía panorámica se puede diagnosticar si las muelas se encuentran en buena posición, con espacio o si por el contrario, presentan problemas que pueden ocasionar dolor, lesiones en otras piezas dentales, presión sobre otras piezas dentales que provocan desacomodos u otros daños.

Los terceros molares retenidos pueden causar problemas de forma inmediata o a veces con el tiempo, ya que al no poder limpiarlas pueden formar caries, o tener problemas periodontales.

Si las cordales provocan dolor u otras complicaciones, usualmente se extraen. Como prevención, también pueden extraerse las que no han causado problemas.

Se retirarán los terceros molares cuando éstos estén produciendo o puedan producir:

  • Daño en las piezas dentales vecinas (caries, reabsorción radicular).
  • Infección y abscesos, situación que puede llegar a ser tan severa y compleja que lleve al paciente tener que internarse en un centro hospitalario.
  • Formación de quistes y tumores, los cuales por su gran crecimiento y agresividad llevarían al paciente a realizarse grandes operaciones.
  • Dolor agudo y dolor crónico maxilofacial.
  • Mayor susceptibilidad para fracturarse la mandíbula, en caso de golpe o trauma por accidente o por agresión.
  • El eventual “apiñamiento” o cambio de posición de los dientes anteriores, así como la presión sobre ellos ha sido asociado a los terceros molares.
  • Cuando erupcionan y se ubican en encía de mala calidad, retiene alimentos y produce inflamación crónica de la mucosa masticatoria.

Procedimiento para extracción de cordales

1º Cita

En esta cita se estudia al paciente tanto clínica como radiográficamente, se toma la decisión de operar o no basado en los riesgos y los beneficios, se dan las recomendaciones para el post-operatorio, se entrega la receta de los medicamentos, se discute sobre el procedimiento y el tiempo de convalecencia, así como el tipo de anestesia y de qué manera se controla el estrés.

Para realizar una correcta evaluación radiográfica de los terceros molares, de las estructuras vecinas y en general de todas las estructuras maxilo-faciales, es indispensable contar con una radiografía dental panorámica como base, pero actualmente el mejor estudio radiográfico se realiza con un tomógrafo digital computarizado conocido como un estudio CBCT.

La cirugía de los terceros molares se realiza en su gran mayoría bajo el efecto de la inyección de la anestesia local y se complementa con la utilización de medicamentos sedantes que van a disminuir la tensión emocional y el estrés. La sedación generalmente se aplica vía oral con una pastilla que se le da al paciente unos minutos antes de ingresar a cirugía o bien podemos usar la sedación intravenosa, en colaboración con un médico anestesiólogo para lograr una máxima efectividad.

2º Cita

Cita de la operación. El tiempo de convalecencia para la cirugía de los terceros molares es de unos 4 a 5 días, durante los cuales el paciente deberá tomar reposo en su casa.

3º Cita y subsecuentes

En estas citas se controla el proceso de sanado de la herida. Este periodo de sanado puede durar varios meses.

Precio de la cirugía de cordales

Finalmente, el costo de la cirugía está directamente relacionado con el número de terceros molares que deberán ser removidos (una, dos, tres o las cuatro), el grado de dificultad y complejidad que tenga cada una de ellas y del tipo de sedación que se elija.

El paciente obtiene un mayor beneficio desde todo punto de vista, cuando se opera los terceros molares en una misma cita.

This site is registered on wpml.org as a development site.